Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas

La imagen del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas data del siglo XVII. Concretamente, se tiene constancia de un documento a modo de contrato en el que se encarga a los artistas Pedro Grass y Elías Mez, de nacionalidades alemana y flamenca respectivamente, la hechura de una imagen de Jesucristo. El mismo consta literalmente de este modo: “Sepan cuantos esta carta vieren como yo Pedro Gras de nación alemán e yo Elías Mez de nación flamenco vecinos que somos de esta ciudad de Xerez de la frontera en la collación de san salvador calle de los Abades ambos a dos juntamente y de mancomún y a voz de uno de nos por si y por el otro (…) nos obligamos y prometemos en favor de la cofradía de la santa coronación de Jesucristo advocación de San Juan Bautista del convento de san Agustín de esta dicha ciudad y del alférez Francisco Portillo y Sebastián de Herrera hermanos mayores de la dicha cofradía y de los demás hermanos de ella y asimismo de los hermanos mayores que después de los susodichos lo fueren a ser y que haremos cuatro hechuras una de Jesucristo sentado en una peana afirmando en los pies con precisión y contento y satisfacción de los dichos hermanos mayores que son o fueren de la dicha cofradía y tres de tres judíos y la del santo Cristo toda de madera y las de los judíos cabezas pescuezos y medios brazos y manos pies y piernas hasta las rodillas que los dos de los dichos judíos uno ha de estar coronando a Jesucristo y el otro ayudándole con una mano y con la otra dándole la caña y el tercero ha de estar barrenando una cruz la cual dicha cruz asimismo nos obligamos y prometemos de hacer dentro de seis meses que han de empezar a correr y se contar desde hoy día de la fecha de esta escritura y por precio y cuantía todo ello de mil novecientos y cincuenta reales de vellón”.

La imagen del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas, realizada en madera de cedro, es una imagen sedente, con la cabeza ligeramente ladeada hacia la derecha, cuya expresión refleja el dolor de la tortura y la dulzura del que perdona a los que se mofan de Él. Las manos están cruzadas sobre el regazo, la derecha sobre la izquierda y el pie derecho ligeramente adelantado sobre la posición del izquierdo. Asimismo, la imagen del Señor de la Coronación de Espinas representa el pasaje evangélico que puede leerse en Mc 15, 16-19: “Entonces los soldados le llevaron dentro del atrio, a saber, al Pretorio, y convocaron a toda la corte. Y le vistieron de púrpura y, poniéndole una corona tejida de espinas, comenzaron a saludarle: ¡Salve, Rey de los judíos! Y le golpeaban la cabeza con una caña, y le escupían y, puestos de rodillas, le hacían reverencias”.

Durante toda su historia, el Señor de la Coronación ha tenido varios pasos o andas sobre las que ha procesionado. El primero que se conoce data 1706 cuando Francisco Camacho de Mendoza realiza una “urna” -era como se conocían a los pasos en la época- para el misterio de la Coronación de Espinas. Ya al finalizar el siglo XIX, cuando la cofradía se reorganiza en 1896, se encargan a toda prisa unos pasos a Manuel Daza, maestro que tenía su taller en la hoy día muy cofrade calle Bizcocheros. Este paso “sobrevivirá” no sin modificaciones y arreglos hasta la Semana Santa de 1944, cuando sale la cofradía por última vez por la puerta de la calle Don Juan, siendo sustituido por un paso “sevillano” que estrena, a su vez, la nave y puerta de la calle Arcos. Este paso dorado de estilo neoclásico fue comprado a la Hermandad de los Panaderos de Sevilla junto con cuatro romanos. Rápidamente fue encargado uno de nueva hechura y barroco, más acorde con las modas del momento, encargado al artista portuense José Ovando Merino que se estrenó en 1953 sin dorar, siendo terminado en 1955. Ya, por último en 1983, el paso que había tallado Ovando para el Santísimo Cristo estaba muy deteriorado, por lo que se encargó a Manuel Guzmán Bejarano un nuevo paso de Misterio. Este paso salió por primera vez dicho año, sólo en talla, terminándose de dorado y estofado por Manuel Calvo en 1985. Con anterioridad, en el año 1975, se encarga al conocido imaginero sevillano Luís Álvarez Duarte la realización de un conjunto de cuatro figuras de acompañamiento para el paso del Stmo. Cristo de la Coronación de Espinas, que son uno de los mejores conjuntos que procesionan en Jerez.

Manuel Antonio Laboisse Barea