Coronación

Muy Ilustre, Antigua y Venerable Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas, María Santísima de la Paz en su Mayor Aflicción y San Juan Bautista.

Historia

HISTORIA RESUMIDA DE LA HERMANDAD DE LA CORONACIÓN DE ESPINAS

Cuando la primitiva Hermandad de San Juan Bautista se funda, escoge como advocación mariana la de la Paz y así lo expresa en el “Incipit” de sus reglas aprobadas por el Provisor y Vicario de la Archidiócesis de Sevilla, Don Gonzalo de Campo, el 29 de Julio de 1.615, siendo Arzobispo Don Pedro de Castro y Quiñones, que dice textualmente:

“En el nombre del muy alto y muy poderoso Jesucristo Nuestro Señor que vive sin principio y reina sin fin y de la gloriosa siempre Virgen María, su benditísima Madre de la Paz y el glorioso San Juan Bautista que Nos tenemos por Señores y Abogados, …”

Igualmente repite esta advocación en los Capítulos 23 y 24, cuando determina lo relativo a la procesión de penitencia:

“Capítulo 23. Ítem ordenamos que se haga una insignia con la estampa de la Madre de Dios de la Paz y San Juan Bautista del lado derecho y de la izquierda San Juan Evangelista, la cual insignia sirva para acompañamiento de los entierros de los dichos hermanos de la cofradía.”

“Capítulo 24. Ítem ordenamos que sean obligados los dichos cofrades a salir en procesión los Jueves Santos a las dos de la tarde llevando la dicha insignia del Sr. San Juan Bautista y la Santa Coronación de Jesucristo y la Madre de Dios de la Paz, nuestra abogada …”

Pero esta advocación era completamente teológica, es decir no hacía referencia a ninguna imagen, sino que se invitaba a los cofrades a meditar en la Pasión de Cristo en el pasaje de su Coronación de Espinas y confesaba la mediación de María al nombrarla como nuestra abogada.

Ninguna de las cofradías que por entonces existían tenían imágenes de sus titulares y, si las tenían, no procesionaban en Semana Santa, quizá con la única excepción del Santo Entierro, que no tenía una cofradía propia, sino que sacaban los mercedarios y no estaba entonces fusionada con la Piedad. Observemos que los títulos de las trece cofradías que por entonces hacían estación de penitencia eran, fundamentalmente, teológicos: Vera-Cruz, Piedad, Dulce Nombre de Jesús, Soledad, Santo Crucifijo, Expiración, San Antón, Remedios, San Benito, Nazareno, San Bartolomé y San Juan Bautista.

No conocemos exactamente cómo era la procesión de penitencia de nuestra Hermandad, aunque las reglas citadas decían:

Y asimismo se determinó que se trajera una Regla de otra cofradía para que fuese ordenada por el mismo orden, y así se trajo la Regla de San Crispín y Crispiniano, cofradía que está fundada en el convento de Nuestra Señora del Carmen de esta dicha Ciudad.

La Hermandad permaneció en la Colegial algo más de cuarenta años, en los que se consolidó y adquirió popularidad, de manera que el gran numero de penitentes cargados con cruces, que esperaban la salida de la cofradía en la calle a la que ésta salía, dio origen a esta calle tomara el nombre de “Cruces”, según dice Sebastián Marocho aunque no es de la misma opinión Agustín Muñoz, que asegura que dicha calle y su nombre ya existían con anterioridad a la fecha de constitución de la Hermandad.

historia foto 1historia foto 2

Esta popularidad quizá fuera debida a que esta Hermandad había abandonado la práctica de los penitentes de sangre o flagelantes (habitual en las demás hermandades), a la que no se podían, o no querían, someter muchos de los cofrades y que ya era para la Autoridad Eclesiástica, motivo de preocupación, e incluso de escándalo como se había mostrado en el Sínodo Hispalense de 1.604, convocado por el Cardenal-Arzobispo Fernando Niño de Guevara, cuyas disposiciones, publicadas en 1.609, sede vacante, ya denotaban serias advertencias y prohibiciones a los flagelantes, empalados y disciplinantes de las cofradías de la Archidiócesis, sustituyendo la penitencia por cruces que, posiblemente, eran propiedad de los propios cofrades y por tanto ellos fijaban su peso y dimensiones. De esta manera se podía hacer penitencia, sin grave deterioro físico. Es esta Hermandad, pues, un punto de inflexión entre las Hermandades anteriores a la aplicación de las normas derivadas del Concilio de Trento y las que luego aparecerían en el barroco jerezano.

Muy posiblemente, durante este periodo es cuando se encarga la hechura de la imagen de San Juan Bautista. Por la investigación de Enrique Hormigo Sánchez sabemos de varios contratos y documentos de la vida y obra de Francisco de Villegas, escultor e imaginero, nacido en Toledo, discípulo y pariente del gran Juan Martínez Montañés, con el que trabaja, en Sevilla, entre 1.614 y 1.618, trasladándose a Cádiz en 1.620. En el testamento de este Francisco de Villegas, otorgado el 15 de Enero de 1.660 en Medina Sidonia, se lee:

“Los hermanos de la Cofradía de San Juan Bautista de Jerez de la Frontera me son deudores de ciento y ochenta reales del resto de mayor cantidad de la hechura y escultura de un San Juan que hice para la dicha Cofradía”.

Pero los detalles característicos de la obra de Villegas, el manierismo en el tratamiento anatómico, los caracteres muy planos del rostro, con grandes ojos de mirada fija y la boca cerrada y conformada por labios gruesos y carnosos, que se pueden apreciar en la imagen de San Juan Bautista, no concuerdan con ninguna imagen de la Virgen que hallamos conocido.

historia foto 3

Como se sabe, en 1.649, la Cofradía de San Juan Bautista, firmó un acuerdo con los frailes agustinos, por el que se trasladaban a la iglesia que estos frailes habían terminado de construir poco antes. Se ha especulado mucho sobre las razones de este traslado, aunque a mí me parece que las razones son evidentes: el edificio de la Colegial, que no era el espléndido que hoy conocemos, presentaba signos evidentes de ruina, mientras que la iglesia de los agustinos era prácticamente nueva, puesto que los frailes se habían trasladado, desde la Ermita de Guía a lo que había sido el hospital del Pilar, en 1.623, y habían construido su iglesia anexa a él, con posterioridad al traslado, inaugurándola en 1.643.

Por otra parte los frailes daban sitio a la Cofradía en una “capilla de la iglesia del dicho convento, que es la primera como entramos por la puerta mayor de la dicha iglesia a mano izquierda, debajo del coro, habiendo de usarse, y tener un cajón de la cofradía debajo del coro detrás de la puerta, sitio inmediato a la dicha capilla, y asimismo nos han de dar sitio donde podamos hacer una alacena para guardar los ornatos y recaudos del aliño de dicha capilla, en la cual hemos de hacer el cañón o cañones que nos pareciere para el que se entierren los hermanos de la dicha cofradía y las demás personas que nos parecieren”.

Sin embargo por la documentación existente, no parece que la Hermandad trasladara a San Agustín más que la imagen de San Juan Bautista, no teniendo otras que trasladar.

historia foto 4

Sabemos que en 1.665, concretamente el 19 de Abril, la Hermandad encarga (leo textualmente) a “Pedro gras de nación alemán e yo Elías mer de nación flamenco vecinos que somos de esta ciudad de xerez de la frontera en la collación de san salvador calle de los Abades ambos a dos juntamente y de mancomún y a voz de uno de nos por si y por el otro (…) nos obligamos y prometemos en favor de la cofradía de la santa coronación de Jesucristo advocación de San Juan Bautista del convento de san Agustín de esta dicha ciudad y del alférez Francisco Portillo y Sebastián de Herrera hermanos mayores de la dicha cofradía y de los demás hermanos de ella y asimismo de los hermanos mayores que después de los susodichos lo fueren a ser y que haremos cuatro hechuras una de Jesucristo sentado en una peana afirmando en los pies con precisión y contento y satisfacción de los dichos hermanos mayores que son o fueren de la dicha cofradía y tres de tres judíos y la del santo Cristo toda de madera y las de los judíos cabezas pescuezos y medios brazos y manos pies y piernas hasta las rodillas que los dos de los dos judíos uno ha de estar coronando a Jesucristo y el otro ayudándole con una mano y con la otra dándole la caña y el tercero ha de estar barrenando una cruz la cual dicha cruz asimismo obligamos y prometemos de hacer dentro de seis meses que han de empezar a correr y se contar desde hoy día de la fecha de esta escritura y por precio y cuantía todo ello de mil novecientos y cincuenta reales de vellón”

Como vemos, no sólo se encarga la imagen de Cristo, sino todo un misterio.

De forma que este es, posiblemente, el primer paso de misterio que se hace en Jerez. ¿Es esta la imagen que ha llegado hasta nosotros? Al no tener la imagen ninguna firma o documento interno que lo avale no podemos asegurarlo, pero parece probable, ya que no sería lógico que la Hermandad encargara dos imágenes distintas en un corto espacio de tiempo, salvo que los escultores no cumplieran el contrato o fueran de tan mala calidad que fueran desechadas y adquiridas otras. No lo creemos.

Por otra parte, la descripción de la imagen coincide fielmente con la que contemplamos. Está realizada en madera de cedro y, según los expertos, puede haber sido ejecutada en la segunda mitad del siglo XVII o principios del XVIII, habiéndosele atribuido a diversos autores de dicho tiempo.

También sabemos que, en 1.706, Francisco Camacho de Mendoza construye una urna para el misterio de la Coronación de Espinas. Urna es como se llamaba, hasta el siglo XIX, el llamémosle mueble sobre el que se portaban las imágenes en las procesiones. El paso era el pasaje o momento de la Pasión que se contemplaba.

Eugenio Vega Geán, en su artículo “El paso en la Semana Santa Jerezana del Barroco”, publicado en el volumen 3, el de 1.999 de Jerez en Semana Santa que edita la Hermandad del Santo Crucifijo dice que “Solo conocemos con algún detalle el misterio de la Coronación que procesionaba antes de 1.766. Además del Señor, tres judíos de madera de ciprés, que llevaban dos alfanjes cortos y anchos, una alabarda y dos cañas. Éstos poseían, al igual que todos los de la época, rasgos feos y grotescos, para producir una teatralidad exagerada, sin más búsqueda por parte del imaginero de una fiabilidad casi arqueológica, sino un efectismo sentimental: el enemigo de la Cristiandad en esta época era el sarraceno, y a los sayones se los presentaba como tales, aunque con algunos elementos “romanos” totalmente anacrónicos y orientalizantes; tal como nos muestra una antigua fotografía del primitivo misterio de la Coronación. Por tanto no se trata de falta de pericia del imaginero, sino del seguimiento de unos modelos casi caricaturescos, definidos de antemano.”

historia foto 5

Entre los trabajos de Villegas y de Camacho es cuando, creo yo, debemos datar la hechura de la primitiva imagen de Nuestra Señora de la Mayor Aflicción. Y en este tiempo, creo también, es cuando se debe datar el cambio de advocación al de Ntra. Sra. de la Aflicción o de la Mayor Aflicción. El pueblo no sigue obligatoriamente la designación oficial que le indican las autoridades, sino que llaman a la imagen según sus sentimientos y esta movía a la Aflicción.

El mismo Vega Geán describe el paso de Ntra. Sra. de la Mayor Aflicción “El paso sobre el que iba la Virgen de la Paz, antes de 1.766, era una urna dorada que descansaba sobre tres varas, que servían sobre elementos portadores. Seis varales plateados sostenían un palio de damasco morado sobre el que se guarnecían serafines y piezas doradas o bordadas (hemos encontrado grandes confusiones antiguamente entre estos términos, cuando se referían a aplique o bordado), una luna y un sol. A los pies de la Señora, iban dos ángeles policromados, uno con una caña y otro con una corona de espinas, así como dos faroles. Cuatro velas de muselina blanca con unos listones morados para sujetarlos a las andas, estaban a modo de faldón. La Virgen procesionaba con una ráfaga (…) y manto y túnicas de tonos morados, con bordados en seda, plata y oro. La hermandad aún hoy conserva bordados de esta última etapa barroca en alguna saya de la Virgen y en otros enseres.”

historia foto 6
historia foto 7

Esta descripción está basada en el inventario de los bienes de la Hermandad, levantado en la fecha de 1.766 ya dicha en el que se citaba “una corona de la Virgen con sobrepuesto y treinta ángeles dorados que dijeron Diego y Bartolomé Pineda que pesaba todo cuatro marcos, dos onzas y seis adarmes de plata”. Este inventario nos permite hacernos una idea de cómo eran los pasos de la Hermandad de este tiempo. El paso de la Virgen llevaba una peana chapada de plata con tres ángeles y otras piezas sobredoradas. Las varas del palio eran de plata y el palio de terciopelo morado.

historia foto 8

La Virgen iba tocada con la corona que ya se ha dicho A sus pies iban dos ángeles de madera policromada, uno con una caña y el otro con una corona de espinas, también de plata. La Virgen iba vestida con una túnica de terciopelo morado, tornasolado en rosa, bordados en oro y un manto de terciopelo morado bordado en oro, recientes entonces. Esta túnica es la que conocemos por las fotos antiguas, y que restaurada y reformada por Esperanza Elena Caro, es la saya de salida actual.

Pero la orden de supresión de las cofradías de Jerez, mandada por el Real Consejo de Castilla de Carlos III, en 1.771, cogió a la Hermandad a contrapié. Cuando parece que estaba saliendo de una cierta desorganización, dicha orden vino a suponer un golpe mortal para nuestra Hermandad, como para otras varias de Jerez. Aunque se elevó recurso ante el Real Consejo, no sirvió de nada y la orden fue confirmada en 1.779, lo que suponía la supresión y extinción de las Cofradías, aunque se permitieran las procesiones en clase de devotos. En estas condiciones no era posible la supervivencia y las procesiones fueron languideciendo rápidamente.

La invasión francesa supuso la pérdida de los enseres y algunas imágenes en Jerez. En este sentido podemos decir que la Hermandad tuvo suerte, si consideramos que el convento de San Agustín fue designado acuartelamiento de las tropas de administración del ejército invasor. Dada la situación de la Capilla de la Hermandad dentro de la iglesia del convento, una vez vista y expoliado lo que pudiera ser de valor, las imágenes fueron abandonadas y eso, posiblemente las salvó de la destrucción.

Los frailes agustinos no volvieron a Jerez más que para hacer inventario de los bienes del convento como consecuencia de la desamortización de Mendizábal, lo que nos permite conocer que la quinta Capilla con retablo en todo su frente de pino sin pintar, con tres nichos: en el del medio una efigie de bulto del Señor de la Coronación con capita encarnada, sudario y cordón dorado al cuello, potencias de hoja de lata y corona de espinas, al parecer de hierro.

En el de la derecha Ntra. Sra. como Dolorosa, de bulto, con su manto celeste, traje morado, bordado como de oro y corona de lata y, en la mano izquierda, un pañuelo.

Este inventario también describe la imagen de San Juan y otros enseres de la Cofradía.

Las salidas procesionales en este periodo son esporádicas. Sabemos que salió algunos años, por ejemplo, en 1.820, pero poco más y desde 1.852, en que apareció la prensa escrita en Jerez, con seguridad no salió, hasta la reorganización de 1.896.

historia foto 9historia foto 10

En este año, un grupo de devotos, alentados y dirigidos por el Capellán de San Agustín, Don Rafael Valero García, reorganizan la Cofradía de San Juan Bautista y en 66 días consiguen que se les aprueben unas nuevas Reglas y poner a la Cofradía en la calle.

Antigua Imagen de la Vírgen de Mayor Aflicción, actualmente Vírgen de los Dolores de Villaluenga del Rosario.

Es este un periodo de reorganización de varias de las antiguas Cofradías de Jerez. En 1.895 ya se habían reorganizado Prendimiento y Soledad y estaba en reorganización la del Desconsuelo. La reorganización de la Coronación sigue un periplo paralelo a ésta última.

historia foto 11

Como he dicho las Reglas son enviadas a Sevilla para su aprobación y el Arzobispo ordenó que, para su informe, le fueran enviadas al Arcipreste de Jerez, que lo era entonces el Abad de la Colegial, Don José Rodríguez Madera, que contestó rápida y elogiosamente, lo cual nos hace pensar si ya conocía los Estatutos e incluso hubiera participado en su redacción. Tengamos en cuenta que los Estatutos de la citada Hermandad del Desconsuelo, que seguía un proceso de restauración paralelo al de esta de la Coronación, habían sido también enviados a Sevilla y rechazados, en una primera instancia, porque no reconocían suficientemente la autoridad del Párroco. Esta fue la respuesta del Arcipreste:

“He leído y examinado detenidamente el proyecto de Estatutos y reglamento presentado en la Secretaría de Cámara y Gobierno, que devuelvo, para regir la Hermandad del SS. Cristo de la Coronación de Espinas y Nª. Sª. de la Mayor Aflicción, que se reorganiza en la iglesia de San Agustín, de esta ciudad, y lo encuentro bien concebido y redactado en términos que resalta en todo su contenido el mayor deseo de dar culto a Dios Nuestro Señor y a su Santísima Madre, y al propio tiempo se guarda a la autoridad de la Iglesia, representada en el párroco, y en su defecto el capellán, la consideración y respeto que le es debido”.

“Ojalá que todas las hermandades y cofradías reconocieran en los curas y párrocos la representación y autoridad que éstas reconocen; entonces las hermandades y cofradías serían auxiliares poderosos que promoverían el culto y la devoción en lugar de ser ocasión de sinsabores, rémoras y contrariedades para los párrocos y rectores de las iglesias, por entender los mayordomos que están a su frente que son poderes independientes de aquellos. Entiendo que de todas las cofradías que existen en nuestra ciudad, de la que nos ocupamos es la que mejor y más legalmente pretende constituirse y por tanto se encuentra animada de excelente espíritu”.

 “Dios guarde a V.Sía. muchos años.”

 “Jerez, 28 de Febrero de 1.896”

 Dr. José Rodríguez Madera

 “M.I.Sr. Secretario de Cámara y Gobierno del Arzobispado de Sevilla.”

El proyecto pasó también el estudio del Fiscal de la Diócesis, D. Mariano Hernández Guillén, que da su informe el 5 de Marzo, sin poner ninguna pega, por lo que el Arzobispo daba su aprobación el 13 de Marzo de 1.896. La noticia de la inminente aprobación ya habría llegado a Jerez, pues, como se ve, aunque la aprobación tiene fecha del trece, la Junta General, en la que se da cuenta de la aprobación, tiene lugar el 8 de Marzo.

Se acometió la realización de los pasos, que le fueron encargados a Manuel Daza Perea, que tenía su taller en la calle Bizcocheros, 47. A pesar del triunfalismo con que los describe la prensa de la época, estos eran de una gran modestia, sobre todo viéndolos desde la perspectiva de hoy. El paso de Ntra. Sra. de la Mayor Aflicción era de ocho varales.

Aun así, a las seis de la tarde del Domingo de Ramos, 29 de Marzo de 1.896, la Cofradía de la Coronación salió de nuevo a la calle, con el siguiente itinerario: San Agustín, Alfonso XII, (que es como se llamaba entonces la Plaza del Arenal), Caballeros, Pedro Alonso, Plaza de las Angustias, Corredera, Alfonso XII, Consistorio, Yerba, Misericordia, Plateros, Francos, Tornería, Larga, Lancería, Alfonso XII, Monti, González Peña, Rosa, Insigne Iglesia Colegial, Rosa, González Peña, Monti, Armas, Conde de Bayona a su Iglesia.

historia foto 12
historia foto 13

Este año salieron en Jerez 9 procesiones. Fueron: Coronación el Domingo de Ramos; Prendimiento el Miércoles Santo; el Jueves Santo: Ecce-Homo y Cristo de la Expiración; en la Madrugada del Viernes Santo: Nazareno y Piedad; y en la tarde del Viernes Santo: Santo Entierro, Desconsuelo y Soledad.

En los años siguientes, pese a las dificultades económicas, se fueron incrementando los enseres y vestidos, sobre todo de la Santísima Virgen.

En el inventario que levanta el Secretario Juan López Andrade el 15 de Abril de 1.897 se lee:

1 Paso y angarillas de la Virgen8 Varales y 8 perillas para el palio8 Vasillas para los varales1 Palio terciopelo granate y cielo raso celeste con estrellas de plata1 Peana dorada1 Peana de pana granate2 Candelabros 1 centro con briserasCaída de damasco de seda morado

Alhajas de la Virgen

1 Vestido y manto de pana para diario1 Peto de encaje1 Pañuelo y un cíngulo1 Corona de lata dorada1 Enagua de raso algodón fresa1 Vestido y manto bordado de oro1 Cíngulo moharé bordado en oro1 Peto y pañuelo bordado de oro

historia foto 14
historia foto 15

En 1.903, se nombró una comisión, compuesta por el Hermano Mayor, Antonio Gonzálvez y el Secretario primero, Manuel Ruiz Romero, para que fuesen a Sevilla y tratasen de adquirir el Manto de la Virgen de Ntra. Sra. de la Esperanza, que ha sido ofrecido a la Hermandad.

No sabemos en qué quedarían estas gestiones, pero posiblemente, los hechos que se desarrollan a continuación abortarían cualquier negociación, porque en la Junta General, que se celebró el 31 de Mayo, el Sr. Gonzálvez manifestó que, quebrantado por el Capellán primero D. Rafael Valero, el acuerdo tomado en la Junta General de no volver los Pasos a los balcones y habiendo motivado este hecho serios disgustos en el seno de la Hermandad, se veía precisado a presentar la dimisión de la presidencia, con carácter irrevocable.

Es curioso comprobar, desde nuestra óptica de hoy, cómo era el Capellán el que mandaba volver los pasos a los balcones y esto causaba serios disgustos en el seno de la Hermandad.

En 1.904, la Virgen estrena un manto de terciopelo verde, que aunque se proyectaba que fuera bordado, nunca lo fue. Si se hizo un techo de palio pintado al óleo por José Camacho Gámez.

La vida de la hermandad en estos años sufre muchos vaivenes. En 1.905 no se sale por motivos económicos. Se sale en 1.906, 1.907 y 1.908 Pero entre 1.909 y 1.911 no se celebran ni los Cultos.

En este último año se produce un repunte de la Cofradía que será efímero. Como curiosidad diremos que se celebró una novillada de toros el 15 de Octubre que fue un desastre en lo artístico y poco menos en lo económico. Como resumen diré que “Lagartijo Chico despachó a su primero de nueve pinchazos, dos medias estocadas, cinco intentos de descabello con el estoque y tres con la puntilla y el bicho dobló al recibir el espada el tercer aviso y que al salir de la plaza los coches de los toreros, fueron apedreados por varios grupos, teniendo que intervenir la guardia rural”.

historia foto 16

En 1.912 la Cofradía salió pero en 1.913 sólo se celebraron los Cultos que fueron los últimos que la Hermandad celebró en San Agustín.

Tras los años de decaimiento provocados por el cierre y derribo de San Agustín, en que las imágenes habían sido trasladadas a la Colegial, la Hermandad consigue la cesión de esta Capilla de los Desamparados, y las imágenes del Señor y de la Virgen son traídas el 4 de Agosto de 1.924 y el 12 la imagen de San Juan Bautista y al año siguiente, el Lunes Santo de 1.925, ya salió de aquí la Cofradía de la Coronación.

historia foto 17

Inmediatamente se empiezan a comprar y realizar efectos para la Hermandad y para la Virgen.

En ese mismo año se puede fijar el inicio de la sevillanización de la Semana Santa de Jerez, con la compra por la Hdad. del Desconsuelo del palio y manto de la Virgen de la Amargura.

En 1.927 se estrena un manto bordado en oro sobre terciopelo verde, por las Carmelitas de Jerez.

Y el 6 de Enero de 1.929 el celo de D. Manuel Sánchez Suárez y su esposa, ofrecen a la Virgen una corona de plata realizada en los Talleres de Manuel Fragero de Córdoba, que cuesta 1.000 pesetas, pero, al mejor estilo de nuestra Hermandad, en los actos y fastos que se celebran se gastan otras 474 pesetas. Todo ello cubierto por la cuestación citada.

historia foto 18
historia foto 19

Como ya todos ustedes saben, el 14 de Abril de 1.931, se proclama la II República Española, aunque ya ha pasado la Semana Santa en la que se han estrenado la Cruz de Guía, que luego servirá de base para la que hoy tenemos y una candelería comprada a los Hijos de Leoncio Meneses de Madrid y que consta de 92 piezas.

Del periodo republicano me consta que tienen ustedes sobradas noticias, así que diré que no salieron las Cofradías de Jerez ni en 1.932 ni en 1.933, haciéndolo el Cristo en 1.934 y casi todas las demás en 1.935. Estas son Coronación y Angustias el Domingo de Ramos; La Yedra el Lunes Santo; La Amargura el Miércoles; en la Madrugada: Nazareno, Santo Crucifijo y Piedad. Y la tarde de Viernes Santo Soledad, Expiración y Santo Entierro.

Pero ese año 1.935 no fue un año especialmente bueno para la Hermandad. La permisividad del Gobierno de la CEDA posibilitó la salida. En alguno de los libros que se han escrito sobre la historia de la Semana Santa de Jerez se ha escrito que la hermandad fue apedreada a su paso por la Lancería. No existió tal apedreo, sino que como describe el diario “El Guadalete”: “A la altura de la Lancería, un individuo, con ánimos de alarmar, lanzó una piedra que rompió un cristal de uno de los edificios de aquella calle. El efecto que se pretendía no se logró. Antes al contrario, el público reaccionó inmediatamente, aumentando el entusiasmo y los aplausos de la multitud que llenaba la calle, cuyas demostraciones continuaron hasta que la cofradía regresó”.

Pero lo peor estaba por llegar. El 12 de Mayo de ese mismo 1.935, se reúne la Junta de Gobierno con carácter de urgencia. Como las Acta de todo el proceso, levantadas por el Secretario 1º de aquella Junta, Martín-Bejarano, lo recoge mucho mejor de lo que pueda hacer yo, dejemos que sean los propios testigos los que lo relaten: “Visiblemente emocionado, el Sr. Puerto dirige la palabra a los reunidos para exponerles las tristes causas que han motivado la reunión, que obedece al siguiente desgraciado accidente”:

“A las 8 de la noche del pasado día 4, encontrándose el Sr. Puerto ocupado en el arreglo del Altar Mayor de nuestra Capilla, observó un resplandor que procedía de su espalda y al volverse, extrañado, se encontró sorprendido con que la Imagen de Ntra. Stma. Virgen de la Mayor Aflicción, colocada como de costumbre en el altar de la Hermandad, se encontraba envuelta en llamas, debido a que una vela encendida, donada al efecto por una devota, se había quebrado y prendido en sus vestiduras, consiguiendo el Sr. Puerto, con gran arrojo y exposición, que el siniestro no se extendiera a los altares y revistiera mayores proporciones, no pudiendo evitar a pesar de ello que la imagen sufriera sus consecuencias, resultando con las manos quemadas, ahumado su rostro y, en conjunto, bastante deteriorada”.

historia foto 20
historia foto 19

“La triste noticia causa gran impresión en los Sres. reunidos, quienes proclaman el excelente servicio prestado por nuestro Hermano Mayor, pues es indudable que gracias a su decidida y arriesgada intervención evitó las aún más graves consecuencias que pudieran haberse derivado del incidente, acordándose constase en Acta un amplio voto de gracias hacia dicho Sr. por el magnífico servicio prestado a nuestra Hermandad, demostrando reiteradamente, ahora más prácticamente que nunca, su celo y entusiasmo sin límites por cuánto con ella tiene relación y, muy especialmente, su gran espíritu de fervor por nuestras queridas Imágenes”.

“Enterados, por nuestro Capellán, de la pericia en obras religiosas del escultor sevillano D. Agustín Sánchez Cid, se acuerda hacer gestiones cerca del mismo, con la intervención de su familiar el Coadjutor de la Iglesia de San Dionisio de esta Ciudad, Don Francisco del Castillo, para encomendarle la restauración de la indicada Imagen”.

La Junta de Gobierno vuelve a reunirse el 27 de Octubre:

“En virtud del acuerdo tomado en la junta anterior, se hicieron gestiones cerca del escultor sevillano Don Agustín Sánchez Cid, con el fin de encomendarle la restauración de Ntra. Stma. Virgen de la Mayor Aflicción y, posteriormente, acudió a nuestra Capilla, procediendo, en presencia de nuestro Capellán Sr. Melgar y de los Directivos Sres. Puerto, Calderón, Teruel, Álvarez, Quevedo, Márquez y Martín-Bejarano, a examinar la imagen quemada, ofreciendo poner todo su interés en la mejor realización del trabajo que se le encomendaba. El día 18 de Junio próximo pasado fue llevada personalmente la Imagen a Sevilla por los Cofrades Sres. Márquez Puerto y Gavira Rivera, habiéndose recibido carta del escultor, comunicando que la restauración está terminada y solicitando un pergamino para colocarlo a la Imagen en la unión de las dos partes de que se compone, en el que constase la fecha y demás datos concernientes a dicha restauración, el cual se le ha enviado, así como anunciando que el costo del trabajo efectuado será de 2.000 ptas. Se da cuenta de que nuestro Hermano Mayor Sr. Puerto, en unión del Directivo Sr. Márquez y del Cofrade Sr. Gavira se han ofrecido para hacer el traslado desde Sevilla a Jerez de la Imagen, lo que efectuarán seguidamente”.

“Se acuerda la preparación de Solemnes Cultos con motivo de la Bendición de la Imagen y que se invite a los mismos al escultor Sánchez Cid y al Pbro. Don Francisco del Castillo, así como que a continuación de la Función se les ofrezca por la Junta Directiva un almuerzo, para testimoniarles nuestro agradecimiento, al primero por la perfección de la obra ejecutada y al segundo por la acertada y desinteresada intervención que ha tenido en el asunto. El gasto que origine dicho almuerzo será abonado por los miembros de la Directiva”.

“Se acuerda conste en acta un voto de gracias a favor de los Cofrades Don Pedro Serrano García-Pelayo y Don Juan Romero Palomo, quienes con muy buen éxito tienen abierta una suscripción para ayudar a satisfacer los gastos originados por la referida restauración”.

historia foto 22

“Por el Sr. Puerto se presentó a los reunidos la corona de lujo de la Stma. Virgen que también resultó deteriorada con motivo del accidente ocurrido a la Imagen, dando cuenta de que el Cofrade Don Manuel Sánchez Suárez, que fue el iniciador de la suscripción para adquirir dicha corona, se ha ofrecido para gestionar su arreglo en Córdoba en la misma casa que la construyó, tomándose en consideración su ofrecimiento para el caso de que conviniera, aunque antes se consultará el asunto con un dorador de la localidad, hermano de la Cofradía”.

El citado pergamino se redacta, aunque no parece que se colocara en la imagen donde decía el escultor, sino que quedado para la posteridad. Hoy está expuesto en la Sala de Juntas y dice:

“Esta venerada Imagen de la Stma. Virgen de la Mayor Aflicción, Titular de la Venerable Hermandad y Cofradía del Stmo. Cristo de la Coronación de Espinas, que canónicamente establecida, radica en la Capilla de Ntra. Sra. del Refugio de los Desamparados, en esta Ciudad de Jerez de la Frontera, ha sido restaurada por el prestigioso escultor sevillano Don Agustín Sánchez-Cid y de Agüeros, en el mes de Septiembre de mil novecientos treinta y cinco, siendo Junta de Gobierno de dicha Hermandad, los Señores siguientes:”

“Presidente Nato: Don Anselmo Andrades García – Párroco de San Pedro.” “Vicepresidente y Capellán: Don Ángel Melgar Salgado – Beneficiado de la S.e I.I. Colegial.”

 “Hermano Mayor: Don José Puerto Aragón.”  “Tesorero: Don Manuel Calderón Rolo.”  “Secretarios: Don Antonio Martín-Bejarano y D. José Mª Márquez Puerto.”  “Consiliarios: Don Eduardo Pardal Canillas – Don Herminio Teruel Forés – Don Francisco Barrios Pulido – D. Juan Carlos Vacas Porto – Don Manuel Álvarez Esteve – Don Marcelino Pedro Rino Badía – Don Pedro Serrano García-Pelayo y Don Antonio Quevedo Guerrero.”

El pergamino lo firma M.G. Ruiz y tiene fecha del 1 de Diciembre de 1.935.

El 10 de Noviembre de 1.935, se reúne de nuevo la Junta

“El Sr. Puerto comunica que se ha convocado la presente reunión con el exclusivo objeto de organizar los cultos que han de celebrarse con motivo de la bendición de la Imagen restaurada de la Stma. Virgen, acordándose que no disponiéndose ya de tiempo suficiente en el presente mes, se señale para ello la primera Domínica del próximo Diciembre y encomendándose al Sr. Puerto la preparación de todo lo concerniente a los citados cultos, para que revistan la mayor Solemnidad posible.”

“Dicho Sr. da cuenta de que la Corona de la Stma. Virgen se está restaurando por el platero de la localidad, Hermano de la Cofradía, Don Manuel Sánchez, quién ha prometido el mayor interés y escrúpulo en su trabajo, para que resulte de impecable ejecución.”

“Ratifícase el acuerdo tomado en la junta anterior relativo al homenaje que por parte de la Junta Directiva ha de hacerse al escultor Sr. Sánchez Cid, consistente en un almuerzo después de la función.”

“También se acuerda que antes de dicho almuerzo se ofrezca en nuestra Capilla un aperitivo a todos los Hermanos que concurran a la Función.”

Y el 29 de Diciembre de 1.935, se resume lo actuado:

“Se acuerda dejar reseñados a continuación los siguientes actos celebrados con motivo de la bendición de la Imagen restaurada de Nuestra Señora de la Mayor Aflicción:”

“El día… de Diciembre de 1935, se celebró solemne función religiosa en la Capilla del Refugio de los Desamparados, a las 11 de la mañana, que comenzó con la bendición por el Sr. Arcipreste de las Iglesias de esta Ciudad, Don Juan Ruiz Candil, de la Venerada Imagen de la Stma. Virgen de la Mayor Aflicción, felizmente restaurada por el escultor sevillano Don Agustín Sánchez Cid y de Agüeros; a continuación solemne misa cantada en acción de gracias, oficiada por el Vice-Presidente y Director Espiritual de la Hermandad, Don Ángel Melgar Salgado, ministrado de los presbíteros Don Juan Sanjuán y Don Juan Ruiz Ramírez. La presidencia la ocupó el Sr. Arcipreste, quien tenía a su derecha al escultor Sr. Sánchez Cid y al hermano Mayor D. José Puerto Aragón, y a su izquierda a los Consiliarios Don Eduardo Pardal Canillas y D. Herminio Teruel Forés, asistiendo todos los demás Sres. que componen la Junta de Gobierno y gran número de Hermanos que, así como muchas personas simpatizantes de la Hermandad, fueron invitados previamente a estos cultos, mediante atento saluda que les dirigió el Hermano Mayor.”

“Terminada la Misa, por Sr. Arcipreste se entonó solemne Salve, y a continuación por la Schola Cantorum Carmelitana que dirige el profesor Sr. Navarro fueron cantadas las coplas dedicadas a la Stma. Virgen de la Mayor Aflicción”.

“El acto fue festejado por los asistentes en el salón de Secretaría, con unas copas de Jerez y pastas, reinando gran entusiasmo, y posteriormente fueron invitados por la Directiva, particularmente, a un almuerzo en el Hotel Los Cisnes, los Sres. Melgar y Sánchez Cid, no asistiendo el Sr. Arcipreste por no permitírselo su quebrantada salud.”

“Se da lectura por el que suscribe a la correspondencia cruzada con el Pbro. Don Francisco del Castillo y con el escultor Sr. Sánchez Cid, invitándoles a la citada bendición de la Imagen de nuestra Madre.”

historia foto 23

Y aunque el día queda en blanco en el Acta que hemos referido, el día elegido fue el Domingo, 1 de diciembre, como lo reflejan los diarios “Claridad”, “Diario de Jerez” y “El Guadalete” de la época.

Queda claro, por tanto, que Sánchez-Cid lo que hizo fue una restauración y no una nueva imagen como se ha venido proclamando después.

Al terminar la Guerra Civil la Semana Santa de Jerez ha adquirido una imparable sevillanización. Y esta orientación provoca serios disgustos entre sus partidarios y los del mantenimiento de las formas y modos jerezanos tradicionales.

historia foto 24

Se compra el paso de misterio y cuatro romanos que pertenecían al misterio del Prendimiento de la sevillana Hermandad de los Panaderos.

Pero todo esto acrecienta las diferencias hasta el punto que el Arzobispado tiene que nombrar por Decreto una Junta Directiva, aunque alguno de sus miembros no acepta el cargo.

historia foto 25

El diez de Junio de 1.946 se contrata con el orfebre Emilio Landa Carrasco la confección de una corona, doble ( de dos caras) exacta reproducción del dibujo presentado y aprobado por la Hermandad. El precio convenido es de 16.500 pesetas más la entrega por la Hermandad de siete kilos de plata de ley de novecientas dieciséis milésimas.

historia foto 26

“En la Ciudad de Jerez de la Frontera a cinco de Marzo de mil novecientos cuarenta y siete y siendo las veinte horas se reunieron en el domicilio de nuestro Hermano Mayor Don Sebastián Iñigo Sánchez, calle Marqués de Mochales, nº 4.”

“Décimo Solicita el Sr. Martínez Arce que encontrándose en período de confección los Estatutos de la Hermandad, se modifique el título bajo el cual recibe advocación Ntra. Sra. de la Mayor Aflicción, por el que ostentaba en el año 1.670, o sea, Ntra. Sra. de la Mayor Aflicción y de la Paz. Los asistentes acuerdan su estudio con el cariño que requiere, una vez pasada la Semana Santa.”

“En la Ciudad de Jerez de la Frontera a diez y seis de Marzo de mil novecientos cuarenta y siete, en la Capilla de Ntra. Sra. de los Desamparados.”

“Sexto Comunica a la Junta el Sr. Mayordomo que en la semana entrante será entregada, por el orfebre D. Emilio Landa, la nueva corona, rogando a los asistentes concreten los actos a celebrar con motivo de la solemne bendición, que el próximo domingo 23 del actual se celebrará, aprobándose los que siguen:

“Se ruega a D. Mario Rodríguez Marín, el cual accede, para que en unión de su Sra. esposa sean los que apadrinen este acto.”

historia foto 27
historia foto 28

“Desayuno a los niños pobres del barrio.”

“Quedan concretados que los actos religiosos serán: Función, Bendición y Salve Solemne por nuestro Presidente Nato D. Anselmo Andrades García. La salve será aplicada por la intención de nuestro Hermano Mayor Honorario D. Eduardo Pardal Canillas.”

Los varales se encargan a Emilio Landa, mediante contrato firmado el 17 de Junio de 1.948, por un importe de noventa y seis mil pesetas (ocho mil pesetas cada varal) estrenándose seis en la Semana Santa de 1.949 y los otros seis al año siguiente.

El treinta de Noviembre de 1.949 se remite al Vicario General de la Diócesis el siguiente escrito:

“Ilmo. Sr.

Habiendo adquirido esta Hermandad del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas y Ntra. Sra. de la Mayor Aflicción, una imagen de la Santísima Virgen con el objeto de dedicarla al culto, bajo la titulación de Nuestra Señora de la Paz en su Mayor Aflicción, es por lo que de conformidad con las disposiciones vigentes y acompañando al efecto tres fotografías de dicha imagen.”

SOLICITA de V.I. el oportuno permiso para la bendición de dicha imagen.

Es gracia que esperamos merecer de la reconocida bondad de V.I. cuya vida guarde Dios muchos años.

Sigue la fecha y firma el Secretario 1º

La Secretaría de Cámara y Gobierno del Arzobispado de Sevilla, contesta:

“Su Eminencia Reverendísima el Cardenal Arzobispo, mi señor, se ha servido decretar con esta fecha lo que sigue:”

Sevilla, 17 de Diciembre de 1949

“Por recibida la presente instancia. Visto el informe del Sr. Vocal de la Comisión Diocesana de Arte, concedemos Nuestra autorización y licencia para que según la fórmula del Ritual Romano sea bendecida solemnemente por el Sr. Párroco correspondiente la imagen de la Santísima Virgen que ha adquirido para su titular la Hermandad de Ntra. Sra. de la Paz en su Mayor Aflicción, de la ciudad de Jerez de la Frontera y, una vez bendecida, pueda ser expuesta al culto y veneración de los fieles. Lo decreto y firma el Ilmo. Sr. Vicario General del Arzobispado del que certifico. Dr. Tomás Castillo. Dr. Benito M. de Morales. Rubricados.”

“Lo que comunico a Vd. para su conocimiento y efectos”

La primera referencia que hace el libro de Actas no la tenemos hasta que

historia foto 29

“En la Ciudad de Jerez de la Frontera siendo las doce de la mañana del domingo día 22 de Enero de 1.950, se reúnen los señores que al margen se relacionan y que forman parte de esta Junta de Gobierno, a fin de tratar los siguientes puntos.”

“Segundo.- Se acuerda destinar la mañana del próximo domingo día 29 del actual, después de la misa de 11 y media, para la bendición de la nueva Imagen de Ntra. Sra. de la Paz en su Mayor Aflicción, que ha sido adquirida recientemente por esta Hermandad; la Misa será armonizada y al final se cantará una salve. Para mayor realce se pondrá un anuncio en la prensa local.”

“En la Ciudad de Jerez de la Frontera siendo las doce de la mañana del domingo día 12 de Marzo de 1.950, en nuestra Capilla de los Desamparados se reúnen los señores que al margen se relacionan a fin de celebrar Junta General Ordinaria.”

Como curiosidad diré que asistieron 19 hermanos contando a los miembros de la Junta de Gobierno, de los que había diez.

“Punto 1º.- Por nuestro Tte. Hermano Mayor D. Antonio Martín-Bejarano, se da cuenta a los asistentes, en un breve comentario, de la labor desarrollada por esta Hermandad en el período de 1949/50. La labor más importante ha sido la total terminación del juego de 12 varales.”

Luego pide el mayor esfuerzo de todos para abonar este suntuoso estreno. Da cuenta de la celebración del Quinario y del Besamanos a Ntra. Stma. Virgen de la Paz en su Mayor Aflicción y de que en Noviembre se celebró la novena de ánimas. Y termina este informe:

“Se da a conocer la adquisición de una nueva Imagen de Ntra. Sra. de la Paz en su Mayor Aflicción, según acuerdo tomado en anterior Junta de Directivos, la cual fue bendecida solemnemente el pasado domingo día 29 de Enero y la cual luciremos en nuestra próxima salida procesional.”

Esta anunciada salida procesional se lleva a cabo el Domingo de Ramos, 2 de Abril de ese año de 1.950, a las ocho de la tarde, en que salió por primera vez bajo palio, la imagen de Ntra. Sra. de la Paz en su Mayor Aflicción.

Y así es, documentalmente, como se procede al cambio de imagen y como llegó a nosotros esta imagen de la Virgen.

La pregunta surge inmediata: ¿Por qué?

No tengo una respuesta clara.

historia foto 30

Para conocer el autor de esta talla sólo conocemos lo escrito por el profesor de la Universidad de Córdoba, Alberto Villar de Movellán, que luego recogen tanto Fernández Lira como Aurelia Romero Coloma, en las obras que han escrito sobre la imaginería jerezana.

En 1.942, la sevillana hermandad de los Estudiantes necesita una imagen de su advocación titular, Ntra. Sra. de la Angustia y le surgió la oportunidad de adquirir la antigua titular de la desaparecida hermandad del Despedimiento, que tenía segura atribución al malagueño afincado en Sevilla Juan de Astorga y estaba fechada en 1.817. La talla pasó por el taller de José Rivera para su restauración.

José Rivera García, de quién existen muy pocos datos en las publicaciones especializadas, fue un artista muy hábil en el trabajo de la madera.

Nacido en La finca Torre del Arca, del término municipal de Umbrete, en el Aljarafe sevillano, el 28 de Febrero de 1.905, falleció en Sevilla el 10 de Agosto de 1.982. Estudió en los salesianos y en la Escuela de Artes y Oficios de Sevilla.

Dice Romero Coloma que la comparación estética y estilística con la imagen de Ntra. Sra. de la Angustia es obligada pues, sin duda.

Se observa una semejanza bastante acentuada, que, evidentemente hace pensar en la posibilidad que Rivera tomara su inspiración, a la hora de realizar la bellísima imagen radicada en Jerez, de las gubias de Juan de Astorga.

Y da una muy bonita descripción de nuestra imagen:

historia foto 31

En la Dolorosa jerezana se ha expresado el dolor psíquico, pero sin llegar a toda su intensidad. Antes al contrario, aun exteriorizando sentimientos íntimos, expresa un dolor sobrenatural, que no rompe la resistencia física del cuerpo de la Virgen, sino que, alzándola por encima de los mortales, la humaniza al mismo tiempo, en un difícil pero certero equilibrio, logrando una sutil perfección y hermosura. En el rostro se advierte un idealismo romántico cada vez mayor, manifestado a través de de la dulzura de las facciones, alejando el sufrimiento y la tragedia, con lo que el ensimismamiento de la expresión se hace intenso y el dolor se torna suave. La carnación del rostro es sonrosada, nacarada, lograda a base de una mezcla de color blanco con carmín, lo que resta patetismo a la expresión. Se ha logrado así, la idealización de la Madre de Dios en medio de su dolor.

Su cronología debemos fijarla en los primeros años de la década de los cuarenta del pasado siglo.

El artista sacó una copia en barro de cabeza y manos, de lo que existe una muestra plástica en la imagen de Ntra. Sra. de los Dolores, realizada para la Cofradía del Nazareno de El Arahal.

Igual se puede decir de la Amargura de Puente Genil.

Así pues, esta parece ser la imagen actual, pero como casi siempre, sólo podemos hacer suposiciones sin documentos que lo avalen. Así que, yo no afirmo que todo esto sea así, sino que me limito a exponerles lo ya escrito.

De todas maneras parece que los estudiosos de la obra de Rivera se ponen de acuerdo en que son cuatro la serie de copias que hizo de la Virgen de la Angustia, una de la cuales es ésta, aunque es la única que tiene los ojos pintados.

El mismo Villar de Movellán afirma que en ningún caso, el valor de esta imagen jerezana desmerece, teniendo siempre en cuenta, además, que es una magnífica copia de Juan de Astorga y que mantiene hasta el momento la policromía original.

Y esta de la policromía ha sido otra de las leyendas que se oyen por aquí. Sin embargo, si analizamos la foto que ha servido de base para el cartel del aniversario con la cara actual de la Virgen, observaremos que las manchas de la encarnadura son las mismas y resaltan, aunque la foto sea en blanco y negro.

En los años de esa década y la siguiente, los esfuerzos de tantos hermanos nuestros, alguno de los cuales tuve el honor de conocer, terminaron de dotar a la Virgen y a la Hermandad del valiosísimo patrimonio que hoy disfrutamos.

historia foto 32

En 1.956 se terminaron los respiraderos y las caídas del palio y se iniciaron las gestiones para confeccionar el manto de salida. En un primer momento se pensó en Carrasquilla para su ejecución pero un problema de plazos en la entrega, llevó a contactar con el taller de Sobrinos de J. Caro. Estos sobrinos eran Manuel y Esperanza Elena Caro, que terminaron el manto en 1.960.

historia foto 33

Como aquel año no se programó el Pregón Oficial de la Semana Santa de Jerez, nuestra Hermandad programó una exaltación del Domingo de Ramos, que pronunció Don Antonio Mateos Mancilla, en el desaparecido Cine Maravilla.

A la vez, se les encargó a los mismos talleres la restauración de la saya de Pedro de Lima de 1.762 y al año siguiente el techo de palio que se estrenó en 1.962.

Después vino la candelería, las jarras y los candelabros de cola, con lo que se casi se completó el gran paso de palio que hoy contemplamos. Faltaban pequeños detalles que se han ido añadiendo después.

El resto de la Historia hasta nuestros días es tan reciente, que todavía casi no es Historia. Varios de los que la vivieron todavía, gracias a Dios, están entre nosotros. Así que dejemos que sean los que vengan detrás los que sigan escribiéndola.

historia foto 34historia foto 35

MANUEL A. LABOISSE BAREA